Día Internacional contra la Homofobia

Publicado 17 mayo, 2010 at 9:37 pm

No hay comentarios

Comunicado por el Día Internacional contra la homofobia

Hoy conmemoramos el Día Mundial contra la homofobia, porque fue el 17 de mayo de 1990 cuando la Asamblea de la OMS suprimió la homosexualidad de su catálogo de enfermedades mentales, y porque, desgraciadamente, 20 años más tarde se hace necesario seguir recordando que la homosexualidad no es una enfermedad, y que la  enfermedad más grave que sufren las sociedades es la del miedo, la del odio y la de la intolerancia, síntomas de los virus de la ignorancia y la incomprensión.

La homofobia es la intolerancia hacia quienes presentan una orientación sexual diferente a la heterosexual; es la discriminación de hombres homosexuales, mujeres lesbianas, personas bisexuales, transgénero, travestis y transexuales. Son ideas, actitudes y comportamientos agresivos contra estas personas, y una manera más de marginación y opresión social.

En el mundo son 80 los países que tienen vigentes leyes homófonas que condenan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, con castigos y prisión. En 8 de ellos la sentencia puede ser de pena de muerte, por lo que urge la adopción de los Principios de Yogyakarta (documento que contiene una serie de principios legales cuyo fin es la aplicación de las normas internacionales de Derechos Humanos en relación a la orientación sexual y la identidad de género)

En España la derecha política y la Iglesia católica están desarrollando una campaña de involución social que afecta a  los Derechos Humanos de hombres y mujeres homosexuales, bisexuales, transexuales, transgéneros e intersexuales, desde su lobby mass media, con campañas de desinformación, manipulando y confundiendo a la opinión pública.

Mientras haya niños, niñas, jóvenes -el 22 %, según datos de la federación  de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT)  – y personas que sufren agresiones, tanto físicas como psicológicas, y discriminación por tener conductas diferentes a las heterosexuales, no cejará nuestra lucha por su reconocimiento e igualdad social, denunciando la homofobia.

No podemos callar, ni a hacer oídos sordos ante comportamientos de discriminación por razón de orientación sexual o de identidad género, ni ante discursos y actitudes que los fomenten y amparen, ni vamos a parar hasta que se respeten los derechos de las personas gays, lesbianas, transexuales, transgénero y bisexuales.

Desde el Colectivo Harimaguada denunciamos los comportamientos homófobos y transfóbicos, hoy, como cada día desde nuestra fundación; y continuaremos haciéndolo, en la certeza de que sólo desde el compromiso y la responsabilidad política es posible abordar esta problemática.

En los  próximos meses se ha de desarrollar la Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que aunque supone un reconocimiento a los derechos sexuales, no deja claras ni las medidas que se pondrán en marcha para garantizar su aplicación, ni el presupuesto que lo hará posible, en todo el territorio del Estado español.

En Canarias, la realidad muestra que la protección y promoción de la igualdad ha sido bastante precaria a nivel institucional. En la última década no sólo no se han potenciado medidas educativas y asistenciales en el ámbito de la educación afectivo sexual, sino que se han desmantelado progresivamente prestaciones y servicios: cierre de recursos educativos, deterioro de  los recursos sanitarios, abandono de campañas de sensibilización, de formación, de apoyo a Planes Municipales de atención a la sexualidad juvenil…

A lo que debemos añadir las restricciones que recientemente el gobierno de Canarias ha introducido al desarrollo de la ley de Salud Sexual y Reproductiva, con la aprobación de la Ley Canaria de Igualdad entre hombres y mujeres.

Es un deber de los poderes públicos, en coherencia con la Declaración de los Derechos Humanos,  difundir entre el conjunto de la sociedad valores de aceptación y respeto por la diversidad sexual.  Promover una Educación Afectivo Sexual basada en un concepto positivo del hecho sexual humano y de la diversidad sexual, como una tarea conjunta de todos los agentes sociales implicados: la familia, el centro educativo, los sistemas sociales de apoyo, el grupo de iguales y los medios de comunicación.

Es necesario dedicar más recursos públicos en los ámbitos de la enseñanza, sanidad y servicios sociales, que garanticen los derechos sexuales para todas y todos.

Frente a la falta de derechos no caben las declaraciones de intenciones y la ausencia de compromisos efectivos. Se necesitan políticas consistentes, no parches que sustituyan recursos y servicios públicos. Exigimos un verdadero compromiso político a las Instituciones Canarias.

Entender que vivir nuestra sexualidad de manera libre es un derecho que emana de los Derechos Humanos, nos haría más personas, y aceptarlo, más humanos.

¡Otra realidad es posible! es necesario un compromiso individual y colectivo para conseguirla.

 

Colectivo Harimaguada, Canarias, 17 de mayo de 2010